¿Alguna vez te has preguntado cual es la materia prima del negocio de la música y por lo tanto lo que da de comer a toda una industria? Simple: Una creación = una Canción, una obra.

Un compositor que no registra sus canciones en una Sociedad de Derechos de Autor, no sólo corre el riesgo de ser plagiado (que roben su canción), sin derecho a una demanda, sino que además no llega a percibir el dinero que le correspondería por la reproducción y venta de sus canciones.

Para entender mejor los derechos de autor vamos a ver las partes de una canción y que derechos adquirimos al crearla.

Una canción puede estar compuesta por dos partes, 1. La creación de la música o armonía (compositor)  2. La creación de la letra (letrista). Una misma persona (Autor) puede ser compositor y letrista a la vez . El Autor en el momento de plasmar su idea Original (melodías, letras), en  cualquier medio tangible o intangible (que pueda ser tocado o no tocado) actualmente conocido o que se invente en el futuro, adquiere automáticamente unos derechos como autor. Por ejemplo si yo tengo una letra en mi cabeza y la escribo en una servilleta o trozo de papel, adquiero esos derechos como autor automáticamente. Pero por el contrario si yo tengo una letra en mi cabeza y no la plasmo en ningún medio, es decir que solo se queda en mi cabeza como una idea, no adquiero estos derechos. Es muy importante que todas las ideas que tengamos en nuestra mente las plasmemos en un medio para que sean reconocidos estos derechos en el momento de la creación de la obra.

Ahora bien, ¿Quiere decir esto que ya estamos protegidos al 100% ante plagio, copias, o robos de autor de nuestras obras? No! Aunque hayamos adquirido estos derechos en el momento de la creación puede que alguien diga que la ha creado antes que nosotros y aquí es donde toma importancia el registro de obras. Pues con el registro podemos confirmar que esa obra esta registrada en X fecha y es lo que nos dará ventaja ante un juicio por plagio o robo de autoría.

En Argentina la dirección que cumple este rol es la la DNDA (Dirección Nacional del derecho de autor)

Por otro lado existe la SADAIC  (Sociedad Argentina de Autores, Interpretes y Compositores)

Básicamente SADAIC recauda dinero de las radios, canales de televisión, lugares bailables etc. el cual distribuye entre las obras que tuvieron difusión según unas planillas donde se declaran las canciones difundidas.

Pero el asunto no es tan sencillo como suena, hay muchas limitaciones de parte de estos departamentos y reglas que hay que seguir, como renovaciones, números de cuentas, categorías, formularios, pagos, etc.

En Tophat conocemos como funciona la industria y podemos darte una mano, en todo aquello que quizás desconoces o no creías importante para tu carrera, pero que hemos demostrado que es fundamental a la hora de pensar en la música como un trabajo.

Fuente: http://negruras.com/derechos-de-autor-crear-obra/

Anuncios